CAPACITACIÓN QUE INSPIRA
LIBRO ESCRIBO PARA TI

Libro: Escribo para ti - Lectura que inspira. Para disfrutar, reflexionar y crecer.

Lectura que inspira. Para disfrutar, reflexionar y crecer

Un nuevo libro de Lauro Alonso.
Más de 60 escritos cuidadosamente seleccionados que ayudan a entender la vida desde una perspectiva diferente, plena, colmada de posibilidades.

Formato
12,5 x 19 cm., 192 páginas.
ISBN: 978-9974-99-207-8

Más que un libro inspirador, Escribo para ti es una caricia sincera al alma. Un manual de reflexiones para la mente que busca. Un amigo íntimo del corazón que vuelca chispas de luz en el camino, que guía y acompaña a cada paso, a cada instante. Después de todo, como afirma su autor: «la vida es un maravilloso escenario de experimentación, compuesto por pequeños momentos hilvanados con sincrónica perfección…». Bien vale acompañarlos refrescándote en el cristalino manantial de la conciencia y dejar que la belleza de las palabras te transporte suavemente hacia visiones nutritivas y enriquecedoras de la realidad misma.

Pide consejo y lee. Lee al azar. Lee cuando quieras, cuando lo sientas. El libro vive cuando es leído.

¿Te animas a descubrir las luces que aguardan por ti entre estas páginas?


CAPÍTULO "NOMBRES ALTERNOS"

El misterioso e impredecible transcurso de la vida, entre sus giros y pliegues, me obsequió un imaginario baúl de sinónimos para llamar a algunas cosas por nombres alternativos y algunas veces más asertivos. Para que pudiera elegir con libertad entre los tantos nombres que cada cosa bien puede tener. Por el nombre menos conocido o menos evidente algunas, por el nombre más popular otras. Porque aun en la certeza de que denominar las cosas no depende totalmente de la realidad ni de la naturaleza de las cosas, sino de una necesidad humana relacionada con una buena comunicación, con el entendimiento, es evidente la conveniencia de llamar a cada cosa por un nombre que tenga sentido, que haga que la cosa exista y vibre al ser nombrada.

Así, a los problemas los llamo desafíos, y a los desafíos, oportunidades.
A todas las formas de existencia con respeto y reverencia las llamo hermanos y hermanas y las llamo también vida. Y a la vida la llamo amor. Me gusta comenzar las oraciones importantes con amor, pues así lo escribo con mayúscula.
Al día lo llamo regalo. A un regalo, presente, y al presente lo llamo único, para recordar que es el sacro tiempo que existe verdaderamente y en el que puedo estar y ser.
A mis hermanos del mundo los llamo maestros. A mis maestros, luces.
Al tiempo lo llamo ilusión, y a esta, sueño. A los sueños me gusta decirles alas.
Al mundo, escuela. A la luna musa. A la tierra hogar, aunque hogar le digo a veces también al corazón.
Templo es el cuerpo. Sagrado es todo. La naturaleza es sabiduría. Y le digo refugio al bosque, compañero al árbol, sendero al río, escalera a la montaña. Al cielo lo llamo cuna y a las nubes almohadas.
Las flores son colores. Las sensaciones caricias.
Qué curioso… Tantos nombres, tantas ideas, tantas palabras y, si me preguntas cuál es mi propio nombre, no lo sé, y solamente te podré decir que yo soy.


CAPÍTULO "EL CAMINO ES DISCRETO"

El camino, como la vida, nos implica en profundos propósitos y sentidos. Sabemos que debemos caminar, aun sin conocer claramente el destino. A nuestro paso y ritmo, avanzamos.
Sabemos que toda llegada es una nueva partida. Sabemos que detrás quedan sembradas en la arena las delicadas huellas que evidencian nuestro andar, hasta que el viento decida borrarlas lentamente. Las borrará para liberar de un sendero impropio a quienes vengan después.
Siendo los mismos, a cada paso cambiamos y somos nuevos y diferentes. Paso y paso, izquierdo y derecho, certeza y duda, llanto y risas, la unificación de los contrarios sucede internamente en silencioso equilibrio.
Sinuoso, esquivo y desafiante, impredecible, el camino espera mientras el misterio del futuro se devela y se hace presente, y el presente se vuelve pasado y experiencia.
La invisible paga es majestuosa tanto como eterna. El camino, como la vida, existe discretamente en el andar y en el vivir.


CAPÍTULO "PARTIR"

Mi cuerpo dejaba poco a poco de respirar mientras a mi alrededor anónimos hombres vestidos de un azul cielo se apresuraban a cambiar cables y tubos en un desesperado y genuino intento por rescatar mi estuche viejo y moribundo. Desde una esquina cerca del techo yo los observaba con gratitud y esa calma profunda y estoica que acompaña la certeza de lo que se sabe correcto. Ay, si pudiera decirles… Mi tiempo había llegado y bien lo sabía. Yo que ya no estaba cautivo dentro de aquel envase yacente, ese que nostálgico dejaba escapar el último aliento, el último latir. Irremediable, mi corazón dejó de jadear y un silbido continuo les dijo a los doctores que ya nada podían hacer. Asimismo, vanamente lo intentaron.
En mi buena vida encontraba ya hecho todo cuanto había querido, todo cuanto me había permitido a mí mismo experimentar. Ahora dejaba este mundo una vez más para resumir mi historia y continuar. Para mí, en conciencia, era fácil comprender, y al hacerlo, aceptar, soltar, seguir. Solo me apenaban demorándome las lágrimas sin consuelo en los ojos y pañuelos de mis más amados, allí reunidos compartiendo la falta de mi abrazo. Reunidos en torno a mi huella, tiesa y fría, distante. Ay, si pudiera decirles… Que la vida sigue conmigo. Que estoy bien. Que los veo ahora, y antes, y los veo después. Que estarán bien. Que serán muchos más. Que aquí es y allí parece. Que el amor es lo único que cuenta, lo único que existe y que es.
Ya tengo que marcharme. Durante unos momentos más contemplo con liviandad y desapego aquello que durante muchos años fue tan real y completo. He visto en un instante el resumen de toda mi vida. He recuperado la memoria súbita de cada momento, y ya estoy listo para decidir mi camino. La luz me espera, y en ella fundidos todos los futuros potenciales, todos los destinos, todas las posibilidades. La sensación es liberadora, vivaz, intensa.
Si en el mundo creía que podía ver, ahora sé que estaba ciego. Si en el mundo creía que escuchaba, ahora sé que estaba sordo, mudo y tan incapacitado para amar, para amar verdaderamente. Ahora me doy cuenta con claridad de todo cuanto es verdadero, de todo lo que es trascendente más allá de lo aparente y de las formas. Ay, si pudiera decirles… Cuánto sufrimiento existe en el mundo, solamente por ver sin mirar, por oír sin escuchar, por no saber qué decir o qué hacer, o cómo expresar el amor que se lleva dentro, y por creer en esa limitada realidad en la que siempre se siente estar tan solo. Por esperar a recibir para empezar a dar. Por retacear y esconder tímidamente los sentimientos más hermosos.
Desde aquí todo es tan cristalino y evidente. Todo es de la luz y todo es luz. La luz solo se parece a la luz. Se parece a sí misma y a nada más, porque no hay en el mundo cosa semejante, magnífica y absoluta. Indescriptible e incomparable, la luz no tiene preguntas, porque la luz es el flujo continuo de todas las respuestas. De ella emana el amor incondicional y con él la vida. En la luz la necesidad no es conocida, como tampoco se conocen el miedo o el sufrimiento o la muerte, porque en la luz simplemente se es aquello que se es, y se existe naturalmente, y todo es conciencia y grandiosa magnificencia. Ay, si pudiera decirles… Al hielo del temor lo derrite la cálida presencia del entendimiento.
Cada vez que he estado en el mundo he intentado recordar esto y decirlo, escribirlo, cantarlo, esculpirlo amorosamente en el recuerdo vivo de todas las personas. ¡Qué difícil empresa decir aquello que es mudo, mostrar lo invisible, compartir algo indivisible! Una y otra vez he vuelto y lo he intentado, y todas mis fuerzas han estado presentes, y más.
De lo que he logrado cosecho lo aprendido, el amor recibido, la experiencia. Lo veo todo junto como un inmenso tesoro que reúno con presteza y vuelco para todos en la luz. Lo que me queda es lo que soy: la vida; espacio y plenitud.
Ay… si decirles, acaso, pudiera…


EVENTO LANZAMIENTO

Escribo para ti fue lanzado el 13/08/2015








MÁS OPCIONES



Acerca del autor

Contacto
ÍNDICE

· Nombres alternos
· ¿Cómo no?
· Sus pasos
· Sendero del alma
· El fantasma de las sombras
· El camino es discreto
· Un hábil orador
· Estoy aquí
· Vivir
· Partir
· Volver
· Él
· Pocos
· Un puente
· Todo es belleza
· Pasión viva
· Dudas
· ¿Qué hacemos con nuestros corazones?
· No hay tiempo
· Rompecabezas
· Lenguaje del corazón
· Invulnerable
· La rueda de Lyon
· Vibraciones que emocionan
· El paradigma de la unidad
· El árbol de la vida
· Magia en cualquier parte
· Lágrimas de luz
· Sin razones para bienamar
· Buscar, parar, hallar
· Amarse a sí mismo
· El recuerdo vive en ti
· El tiempo hacia la eternidad
· ¿Quién soy?
· Andar
· La voz
· Lágrimas y risas
· Libertad
· Sentir
· El día que despertó en sí mismo
· Presente perfecto
· Yo: tú
· La vida es infinita
· Siete de trece
· El regalo instantáneo
· Efímeros
· Uno y el otro uno
· Hacia el silencio
· Tan solo un paso
· Sabio silencio
· Despertar
· La estación de la lluvia
· Cuando sea mayor
· Simple felicidad
· Distensión
· Permanece
· Observador
· El que es (el mago)
· El Viejo
· Sus enseñanzas
· Nada es para siempre
· La taza del maestro
· Métodos diferentes
· El error del alquimista
· Castillo viejo
· Al universo le pido…
· Despedida


ADQUIRIR EL LIBRO

Escribo para ti en su formato estándar (impreso en papel) está disponible en Uruguay. Puede comprarlo en cualquier librería del país.
Además puede conseguir el libro en los centros en los que Lauro imparte sus actividades.


COMENTARIOS DEL AUTOR

Escribo para ti es un neceser repleto de inspiración y vitalidad para cada día. Es un espejo. Una fuente. Es un libro amigo y confidente, presente cuando el alma necesita una caricia. Un aliado del puente entre la mente y el corazón. Una obra pensada para acompañarte.


DEL MISMO AUTOR

Luces
Alquimia. Un aprendiz, un destino. Un maestro

El primer libro publicado de Lauro Alonso; un texto ameno, orientado al autoconocimiento y al desarrollo personal.
Se trata de una obra plagada de claves, mensajes y reflexiones de índole espiritual. Escrita en forma novelada para atraer al lector a revivir su propia experiencia proyectada, se vuelve atrapante, ágil y de fácil lectura.